En una economía globalizada, prácticamente todas las empresas se enfrentan a entornos cada vez más multiétnicos y, por lo tanto, multilingües. Incluso si opera en un solo país, hay muchas posibilidades de que su fuerza laboral se vuelva más diversa cada año. Sin embargo, la mayoría de las empresas tienen clientes en todo el mundo o esperan  también ingresar a nuevos mercados. Las cadenas de suministro generalmente abarcan todos los continentes.

Confiar en los cursos de idiomas internos o en el pago de becas a los empleados no siempre le brinda los resultados que esperaba. La mayoría de los cursos de idiomas no están orientados a su contexto laboral específico y, especialmente ahora, a la comunicación verbal con socios y clientes de todo el mundo que pueden hablar en los acentos y dialectos más diversos. Y, el problema no es solo el idioma, sino cómo su personal puede manejar las diferencias interculturales. Esto se vuelve más pronunciado cuando nos comunicamos predominantemente por correo electrónico o aplicaciones telefónicas porque no podemos hacer uso de otras señales para interpretar los mensajes de nuestros socios.

Soy lector y consultor en psicología del trabajo y de la organización, y políglota, que produce un podcast semanal sobre la psicología del aprendizaje de lenguas extranjeras, en 21 idiomas. Soy autor de nueve libros sobre psicología y sobre aprendizaje de idiomas. He trabajado internacionalmente durante más de 20 años con organizaciones del sector privado y no gubernamental y lo ayudaré a navegar a través de aguas culturales y lingüísticas con problemas.

¿LISTO PARA HABLAR? Envíeme un correo electrónico a [email protected] o llámeme al 0037368026059.


 .